Volodymyr, residente de Kyiv, reunió a un equipo de voluntarios para comprar alimentos para personas necesitadas

Vova Khorbaladze, abogado y residente de la capital, se ofrecía como voluntario en la estación de tren cuando comenzó la invasión a gran escala. Un día fue al supermercado a comprar algunas cosas para él. Allí entendió que tiene suficiente dinero para comprar algo para otra persona. En pocas horas, compró comida para 3 personas. Tomó fotos de personas mayores, escribió sus historias y las publicó en sus redes sociales.

De repente, la gente comenzó a enviarle dinero. En 24 horas, reunió 170 mil hryvnias. Decidió ampliar esta actividad: reunió a un equipo de más de una docena de voluntarios y lanzó algunos tipos diferentes de voluntariado.

En el primer caso, la gente compra productos para personas mayores directamente en el supermercado. En el segundo, la gente entrega comida por todo Kyiv. Finalmente, un equipo de voluntarios entrega alimentos a los pueblos afectados por la ocupación rusa.

Todas las personas asistidas por el equipo son fotografiadas y su historia se agrega al informe general. El equipo también registra datos sobre el dinero recaudado y las compras. Intentan ser voluntarios mientras todavía tienen los fondos necesarios, pero hasta ahora, la gente ha donado más de 1 millón de hryvnias.