Vira Lytovchenko toca el violín para consolar a familiares y vecinos sentados en sótanos durante el bombardeo de Járkiv

Vira es músico en la Ópera de Járkiv. Cuando las tropas rusas comenzaron a bombardear la ciudad, la mujer, junto con su padre y vecinos, se escondieron en un sótano. Su violín se convirtió en una canción de cuna para un niño que también se escondía de los ataques. Vira sigue tocando para sus vecinos, a quienes ahora llama sus hermanos y hermanas. La mujer dice que la música es un escape por lo menos por un momento de los pensamientos de la guerra en las calles de la ciudad y el país.