Victoria, residente de Mariupol, rescató a su prima, a su esposo y a una pareja de ancianos, y escapó dos veces con vida de la ciudad

El 24 de febrero, Victoria Slepchyk estaba con su hija en Kyiv. El padre, Volodymyr, cuidaba en casa a la abuela de 80 años con demencia. A principios de marzo, llamó cada pocos días; pudo obtener una señal cerca de la oficina de un operador de telefonía móvil. Todos los días, el hombre caminaba durante media hora bajo fuego activo para ver a la abuela. La última vez que llamó fue el 17 de marzo. Volodymyr logró conectarse a la red móvil del apartamento y les contó sobre el tanque ruso que estaba justo en el patio. Después de dos semanas sin noticias, la madre de Ilona fue a ver a su marido.

Victoria encontró milagrosamente combustible en la reserva, compró un teléfono de botón y tomó algo de efectivo. Pasó una noche en Zaporizhzhia y por la mañana fue a Mariupol. No se le permitió ingresar a la ciudad, por lo que fue a visitar a sus familiares en Urzuf, un pueblo griego cercano. Tan pronto como la mujer entró en el patio de los parientes, su prima menor corrió hacia ella: su hermana mayor había tenido un derrame cerebral. Rápidamente, Victoria puso a la prima mayor en el coche y la llevó hasta un hospital en Donetsk. Condujeron a través de 25 puntos de control, un campo y más allá de un vehículo blindado de transporte de personal para salvar a su pariente.

Luego hubo algunos intentos más de entrar en Mariupol. Victoria tuvo que persuadir constantemente a los militares para que la dejaran entrar en pueblos y aldeas. La mujer condujo hasta su ciudad natal con amigos y regresó haciendo autostop. Dejó el coche en Mangush, relativamente seguro. Unos días después, llamó a su hija Ilona y le dijo que su padre se había negado a irse. Al final resultó que el hombre no había logrado enterrar a la abuela y no pudo llevarse su cuerpo debido al bombardeo.

En el camino a Mangush, un periodista italiano llevó a Victoria, su prima y otro pariente. La mujer recordó que fue en Roma en 2014 cuando se enteró por un mesero en un café que Rusia había atacado a Ucrania. Luego, los familiares fueron recogidos por un sacerdote, quien le pidió a Victoria que llevara a una pareja que había sacado de debajo de los escombros. Al final resultó que, mientras estaban en el sótano, las piernas de la pareja habían comenzado a ennegrecerse y existía la amenaza de gangrena: Victoria decidió llevarlos a Zaporizhzhia de inmediato. Cuando llegaron, comenzaron los bombardeos y tuvieron que girar hacia un pueblo cercano. Allí, los extraños les dieron cobijo, les dieron de comer y les permitieron pasar la noche. Por la mañana, la pareja de ancianos se reunió con su hijo en Zaporizhzhia.

Sin embargo, Victoria decidió volver por su esposo y pudo convencerlo de que se fuera. La pareja se llevó los álbumes de fotos familiares y un cuadro de su casa. Sobre todo, la mujer temía constantemente terminar en un campo de filtración, pero se decía a sí misma que si había logrado salir viva de Mariupol, nada más sería imposible. Logró salir dos veces.