Víctor, profesor de matemáticas y de etnia húngara, defiende a Ucrania arma en mano

Los padres de Viktor Troshki hablan húngaro y ucraniano con él desde la infancia. Hace lo mismo con sus hijos: Davyd, de 3 años, y Daniel, de 1 año. Después de graduarse de un programa de doctorado en Kyiv, regresó a Uzhhorod para enseñar en la universidad. Viktor no calificó para la movilización, pero decidió defender Ucrania con armas de todos modos. Su conocimiento de las matemáticas fue útil: se unió a la artillería.

En el frente, el hombre se enteró de que la Academia de Ciencias de Hungría le había otorgado una orden honorífica Arany János “por su importante contribución al desarrollo de la ciencia”. Pero si podría ir a Hungría en mayo y recibir el premio realmente no le interesaba.

“Mi abuelo fue reprimido y enviado a Donbass solo por ser húngaro. Años más tarde, fue rehabilitado. Mi abuela ya había muerto cuando empezó la guerra, pero yo recordaba muy claramente todas sus historias. Decidí hacer todo lo posible para evitar que ese horror volviera a Zakarpatia y Ucrania».