Varya, una alumna de siete años, vendió flores y dibujos para comprar chalecos antibalas para el ejército ucraniano

Una niña de Kropyvnytskyi había estado ahorrando dinero para un teléfono celular durante varios años. Cuando estalló la guerra, decidió regalar sus ahorros. Para recaudar la cantidad requerida, Varya comenzó a vender flores. Sin embargo, había muchos más compradores que ramos de flores dispuestos, por lo que se ofrecieron a comprar dibujos en lugar de flores reales.

Uno de los voluntarios que vendía aparatos antes de la guerra se conmovió con la historia de Varya y le regaló el teléfono de sus sueños. Mientras tanto, la alumna pasa el dinero que ha ganado a los voluntarios y continúa ayudándolos con su madre. Los ucranianos se han unido en las redes sociales para transferir dinero a Varya para chalecos antibalas.