Valentyn, de 84 años, sacó a su familia de un pueblo en la región de Zaporizhzhia después de casi un mes de esconderse de los bombardeos rusos en el sótano

Valentyn Mykolayovych with his granddaughter

La foto de un abuelo arrullando a un bebé en un centro de desplazados se ha vuelto viral. Durante casi un mes, Valentyn Mykolayovych y su familia se escondieron de los bombardeos rusos en el sótano de una casa en el pueblo de Stepove en la región de Zaporizhzhia. Cuando se acabaron los alimentos y la familia casi pierde a su madre, el Sr. Valentyn decidió evacuar a su familia ya que él era el único conductor. Recorrió esa distancia por su cuenta por primera vez: más de 1000 kilómetros conduciendo para proteger a su hijo, su nuera, sus tres nietos y su perro.

Valentyn Mykolayovych with his dog

La familia hizo su primera parada en Zaporizhzhia. Allí, los voluntarios tomaron una foto famosa: el abuelo arrullando a Isabella, de 6 meses, mientras sus padres estaban con los niños mayores. El Sr. Valentyn recuerda su propia juventud después de la Segunda Guerra Mundial: «Jugué con municiones, pero no quiero una infancia así para mis propios nietos». Su familia ahora está a salvo, pero se desconoce si tendrán un lugar para regresar.

Valentyn Mykolayovych with his family