Una mujer con tres niños pequeños vivió en la Bucha ocupada durante casi un mes

Lesya está criando a dos niñas de 4 meses y un niño de 2 años. En Bucha, también estaba con su madre, que tiene una discapacidad. Entonces la mujer no pudo evacuar cuando las tropas rusas ocuparon la ciudad. La familia vivía sin agua, electricidad y calefacción. Los vecinos ayudaron: encendieron fuego detrás del garaje, cargaron agua y cocinaron. Pero la amenaza era constante. Un día, cuando se acabó la leña, uno de los vecinos fue al bosque cercano, pero los ocupantes le dispararon al hombre que sostenía una pila de maderas.

Lesya con sus hijas

La mujer permanece en su casa en su ciudad natal. Su hijo ya aprendió a decir sus primeras palabras: «esconderse» y «están disparando». A pesar de todo lo que ha vivido, Lesya cree en nuestro ejército y en la victoria de Ucrania.