Un perro en la región de Kyiv esperó durante más de un mes a su dueño, que fue asesinado por el ejército ruso

Rini, el perro, vivía con la familia Zadorozhniuk en el pueblo de Makariv, en la región de Kyiv. Hace unos años, su dueño murió de COVID, por lo que solo quedó en la casa su esposa Tetyana. Cuando los ocupantes rusos llegaron al pueblo, la mujer no tuvo tiempo de evacuar con su amiga. Uno de los ocupantes llevó a Tetyana a la casa vecina, donde la violó durante varios días y luego la mató violentamente. Los vecinos no pudieron ayudarla; los invasores encerraron a la gente en el sótano y amenazaron con dispararles. Cuando los defensores ucranianos liberaron el pueblo, su cuerpo fue enterrado en su patio.

Todo este tiempo, Rini estuvo esperando a su dueña en la puerta. Cuando los ucranianos llegaron al pueblo, el perro se negó a comer o incluso a abandonar el patio. Nadiia se enteró de la historia de Rini y decidió ayudar. Visitó a la perra durante un par de días y la alimentó y la cuidó. Finalmente, la mujer logró sacar al perro de la casa vacía; ahora tiene una nueva familia.