Un científico del Instituto de Física Antón ayuda a evacuar a las personas y a llevar artículos de primera necesidad a los puntos críticos de la región de Kyiv

Antón Senenko trabaja en la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania y vive con su familia en Kyiv. Cuando los cohetes incendiaron la ciudad el 24 de febrero, decidió quedarse. Al no tener entrenamiento militar, el científico decidió ayudar como voluntario. En un convoy de varios coches, Antón sacó a los civiles de las ciudades dentro de la región de Kyiv, además de entregar la ayuda humanitaria necesaria.

El 5 de marzo, un día después de la evacuación de Irpín, un convoy que incluía el coche de Antón fue atacado por los rusos. Él y sus compañeros lograron esconderse en un refugio antibombas. Describió los eventos en las redes sociales, y los voluntarios de la noche a la mañana les dieron a Antón y sus amigos coches nuevos para la transportación.