Olya cocina comida y acoge a la gente en Kyiv

«El 24 de Febrero, me desperté con llamadas telefónicas y mensajes sin parar diciendo que la guerra había comenzado. Vivo en un apartamento arriba del café. Inmediatamente llamé a mi madre, compañeros de trabajo, amigos e insistí en que todos vinieran a mi casa. Tomé una decisión para mí misma: no iría a ninguna parte, me quedaría aquí y haría todo lo que pudiera.

Durante estos días, 45 personas se han reunido en nuestro refugio, 10 de ellas son niños, también hay 8 perros y 5 gatos. Las edades de los residentes van de 2 a 68 años. Mi madre hace comida casera todo el tiempo, agrega mucha comodidad y levanta el espíritu general.»

Fuente: Humans of Kyiv