Nataliia, residente de Lutsk, y su hija se unieron a la defensa territorial de Volyn

Lutsk resident Nataliia and her daughter joined the Volyn territorial defense.

Antes de la guerra, Nataliia Popozohlo dirigía su propio taller. En la mañana del 24 de febrero acudió a la comisaría militar para defender su Patria. Llevó incluso ropa de abrigo, un cuenco de metal y una cuchara por consejo de su marido, un teniente coronel. Sin embargo, no se le permitió unirse al ejército porque no tenía experiencia militar. La salvó su diploma de tecnóloga culinaria, que una vez recibió de una escuela vocacional. Al principio, fue difícil acostumbrarse al uniforme militar, pero ahora se siente muy cómoda con él.

En los primeros días, su hija Veronika la ayudó a alimentar a los soldados. Pero el 28 de febrero, la niña también se unió a la unidad de defensa territorial. Ahora, junto a su madre, cocinan para toda la brigada y ya aprendieron a disparar con precisión. Después de la victoria de Ucrania, sueñan con visitar a la hija mayor de Nataliia: este era su deseo de Año Nuevo, que debe hacerse realidad.

“¡Vine aquí no por emociones, vine para ayudar a lograr la Victoria! Los llevaremos a Moscú mismo. Y si es necesario, incluso más lejos”, afirma audazmente la mujer.