La niña de Kyiv de 12 años, se convirtió en voluntaria en la cocina de campo local

Desde el primer día, la madre de la niña, Olena, vio una cocina de campaña en su vecindario y se inscribió para ayudar. Cuando tenía que quedarse en casa, cocinaba en su apartamento. Nastia, estudiante de sexto grado, ayudó a su madre a pelar verduras y entregar las comidas a los voluntarios. Después de un tiempo, dijo que quería ser voluntaria de tiempo completo y se convirtió en la más joven de su vecindario.

Ahora, la colegiala de 12 años y su mamá se preparan para el “trabajo” todas las mañanas: Nastia va a la cocina de campaña y su mamá al taller de costura donde hacen ropa militar para el frente. Aunque la joven protectora ayuda con entusiasmo a su ciudad, todavía sueña con volver a su vida anterior y volver a tocar el piano.