La familia recorrió 1.000 kilómetros en scooter para salir de Kherson ocupado hacia el oeste de Ucrania

Victoria, residente de Kherson, es propietaria de un centro de desarrollo infantil, que fundó hace 4 años. Cuando Rusia invadió Ucrania, la mujer con su esposo e hijo tuvieron que abandonar su negocio y su hogar. La familia no se atrevió a evacuar hasta que escucharon las historias sobre la violación de niñas locales. El único transporte posible era una scooter.

En su primer intento, la familia quedó atrapada en un embotellamiento debido a las hostilidades. Decidieron regresar, pero los francotiradores estaban operando en el patio de su edificio de gran altura. Incluso la casa estaba en peligro: los ocupantes podían disparar a las ventanas si veían a alguien allí. Así que Victoria y su familia les dijeron a algunos conocidos sobre su ruta, en caso de que fuera necesario encontrarlos, y se dirigieron a Ternopil. En la scooter recorrieron una distancia de 1000 kilómetros en dos días.

Victoria llevó consigo una pequeña mochila con cartas de sus difuntos padres. Su madre y su padre se conocieron en un evento para personas con discapacidad, pero tenían prohibido estar juntos. Durante dos años, los amantes se escribieron, lo que tampoco fue fácil: el padre estaba en silla de ruedas desde su encuentro y tenía los músculos muy débiles, lo que dificultaba la escritura. Cuando Victoria tenía siete años, su madre también dejó de caminar. Ahora, el mayor dolor de la mujer no es ni siquiera la pérdida de su casa y su trabajo, sino la imposibilidad de visitar las tumbas de sus padres en Semana Santa.