La doctora Iryna salvó la vida de cuatro personas durante la ocupación de Bucha

Iryna Yazova

Iryna Yazova, terapeuta y médica de familia, no se preparó para la gran guerra: sabía que, como recluta, seguiría trabajando en el pueblo. Su primer paciente durante la ocupación fue su vecino Volodymyr: el hombre resultó herido cuando regresaba de ver a familiares de otro edificio de apartamentos. Los vecinos lo llevaron a la puerta de Iryna, y ella le cortó la ropa en el acto, curó la herida y cuidó al hombre durante unos días.

Los siguientes pacientes fueron una mujer con un tiro en la espinilla y su hija de un año y medio con una herida en la pierna. Incluso la inscripción «Niños» en el coche no los salvó del bombardeo de los ocupantes. Cuando Iryna los ayudó y corrió a buscar antibióticos, el equipo militar ruso ya estaba entre las casas.

En la misma Bucha, Iryna y sus vecinos ayudaron a dar a luz a Alice; compartimos su historia anteriormente. La joven madre Anna se puso de parto en el suelo sin luz, gas o agua ya la luz de las velas. Solo después de eso, la doctora y su esposo acordaron abandonar la ciudad.

En el camino a través de la región de Kyiv, la pareja vio las secuelas de los crímenes, cuyas fotos luego se difundieron por todo el mundo. Pero a pesar de sus experiencias, la mujer no se considera una heroína, dice que hizo lo que tenía que hacer. Iryna está feliz de haber podido salvar cuatro vidas: «En mi lugar, todos harían lo mismo. Al salvar una vida, salvas al mundo entero».