La cajera Lyudmyla permanece en Kyiv a pesar del bombardeo y el peligro

Cuando comenzó la invasión rusa a gran escala, Ludmyla Zubashych quiso unirse a la defensa territorial. Entonces se dio cuenta de que con solo hacer su trabajo también podía brindar una ayuda importante. El supermercado enfrentó escasez de personal, por lo que la mujer asumió nuevas responsabilidades. Para llegar al trabajo ahora, hace autostop, toma un taxi o va en bicicleta.

«Estoy feliz de tener la oportunidad de trabajar. Se siente una gran unidad tanto dentro del equipo como con los clientes. La motivación es loca. Mis colegas y yo nos energizamos mutuamente y transmitimos este estado de ánimo a los demás, y esto es lo mejor». que puede provenir de la situación actual».