Halyna, de 87 años, se niega a dejar su ciudad natal. Ella es la última residente del pueblo de Kvitneve en la región de Mykolaiv

De niña, Halyna Kotubei sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial. Hace cincuenta años, se mudó al pueblo de Kvitneve. Seis de sus hijos están enterrados aquí. Afortunadamente, el pueblo no ha sido bombardeado; sin embargo, todos los demás residentes han huido. Recibió alimentos de la ayuda humanitaria y del ejército local, ya que su hijo y sus hijas en Mykolaiv no pueden volver a casa debido al peligro. Tampoco puede recibir su pensión. Sin embargo, se niega a dejar su pueblo natal y dice que seguirá orando por nuestros defensores.