El soldado Vladyslav murió cubriendo la retirada de sus compañeros en el sur. Su esposa embarazada lo estaba esperando en su casa

El comandante de un pelotón mecanizado, Vladyslav, frenó la invasión rusa en el puente de la carretera Antonov, un objeto estratégico que habría permitido al enemigo llegar rápidamente a Mykolayiv. Pero nuestras fuerzas armadas defendieron el puente hasta el final y repelieron al enemigo. Vladyslav sacrificó su vida para darles a sus camaradas la oportunidad de evadir la ofensiva rusa.

En su casa en Kherson, lo esperaba una joven esposa embarazada, que no pudo aceptar la muerte de su amante durante mucho tiempo. Kateryna ahora vive en Kherson, ocupada por los rusos, y cree con todo su corazón que los hermanos de su esposo se vengarán del enemigo.

¡Gloria eterna al héroe de Ucrania!