Diana, residente de Chernihiv, caminó kilómetros descalza con un disparo en la pierna. Los ocupantes rusos habían matado a su madre y al hermano de su marido

El 9 de marzo, Diana Yemelianova y su esposo Sasha, su hermano Maxym de 15 años y su madre intentaron salir de Chernihiv en coche. Al salir del pueblo de Kolychivka, no tuvieron tiempo de notar que había tanques rusos más adelante. La familia trató de alejarse de los ocupantes, pero estos dispararon contra el coche. Cuando el auto se paró, el esposo de Diana comenzó a gritar que todos salieran, pero su hermano ya había muerto. A cien metros de distancia, la madre de la mujer ya no podía gatear.

Los dos viajaron unos tres kilómetros hasta el puesto de control más cercano. Diana dejó su chaqueta y sus zapatos en el coche porque hacía calor. Primero gatearon, luego cruzaron un pantano y un campo quemado. Su esposo ayudó a Diana a moverse, y el ejército ucraniano la subió a una camilla y la llevó a cirugía. Ahora Diana y Sasha están en el oeste de Ucrania, sin saber qué pasó con los cuerpos de sus familiares. Los residentes de Kolychivka probablemente los enterraron en un huerto de manzanas.

¡Nunca perdonaremos a los enemigos sus crímenes!