Anna Timchenko, de la ciudad bombardeada de Bucha, dio a luz en un piso sin luz, agua, gas, calefacción, analgésicos ni médicos

La mujer iba a dar a luz en un hospital de maternidad de Kyiv. Pero cuando los rusos comenzaron a bombardear la ciudad, ella, su esposo y su hermano se negaron a ir a donde los padres de Anna en la capital. Pronto tuvieron que esconderse en el sótano constantemente. Hubo problemas con la comunicación y la electricidad, y luego Anna le dijo a su madre que se había quedado sin comida.

Pero el 8 de marzo dio a luz a una niña: tres vecinos vinieron a ayudarle, a quienes la joven madre conoció en un refugio. El esposo de Anna cortó el cordón umbilical. Llamaron a la niña Alicia. Toda la historia del bebé la cuenta una abuela que reza por un corredor verde para Bucha para que su hija, su esposo y su bebé puedan ir al menos a Kyiv y luego a Transcarpatia.