Anna, estudiante del segundo de bachillerato, regreso a casa desde un pueblo en la región de Kyiv para cocinar en una cocina de campaña

Anna Kushnirenko, de 17 años, tenía que terminar la escuela y planeaba ingresar a la Universidad Nacional Taras Shevchenko de Kyiv para estudiar periodismo. Cuando comenzó la invasión a gran escala el 24 de febrero, su madre envió a la niña al pueblo de su tía en Hlibivka. En la casa de la tía vivían 15 miembros de la familia. Cuando los ocupantes se retiraron parcialmente del pueblo el día 16 de la guerra, la familia decidió ir a la capital. Se fueron en varios autos, algunos de los cuales fueron atacados a tiros por los ocupantes; sí, no todos los pasajeros sobrevivieron.

Después de esta experiencia, la chica y su madre están en su casa en Kyiv, donde trabajan como voluntarias en una cocina de campaña: “Me hace más fácil soportar el dolor. Alimento a la gente, así que la salvó del hambre. ¡Y es mucho más fácil vivir con estos pensamientos!”