«LOS RUSOS OCUPARON NUESTRAS ALDEAS, Y NUESTROS CAMPOS SE CONVIRTIERON EN LA PRIMERA LÍNEA FRONTERIZA»

Ihor se vio obligado a abandonar una de sus granjas en la región de Kharkiv porque las tropas rusas ocuparon este territorio en la primavera. Perdió sus cosechas y equipo agrícola. Los ocupantes se asentaron en su casa.

Lleva más de 11 años cultivando cereales y gestionando dos granjas. Una de sus granjas está situada en la región de Kharkiv, precisamente la que actualmente está bajo el fuego constante de la artillería y sufre parcialmente la ocupación rusa.

Ihor fue evacuado a la región de Khmelnytskyi, dónde está luchando por el destino de su segunda granja. Ihor calcula que los daños de su granja ascienden al menos a 4 millones de dólares, pero los expertos aún están determinando el coste exacto de las pérdidas.

Y esta es su historia.

Es imposible averiguar el destino de mi gente y mi propiedad

Ni siquiera los drones pueden volar al territorio de mi granja porque hay guerra radioelectrónica. No he podido contactar con mi gente desde hace más de dos meses porque han estado sin electricidad todo este tiempo. Por supuesto, los servicios comunales no funcionan en el territorio ocupado.

A principios de julio, tuve mi última conversación con mi vecino. Me confirmó que el proyectil impactó en el hangar con equipamiento. No puedo decir nada más porque los rusos no dejan salir a la gente de sus casas. Los rusos ocuparon nuestro pueblo y nuestros campos se convirtieron en la línea del frente.

Cinco o seis personas se quedaron en el pueblo, entre ellas una familia con dos niños. Los militares rusos no les permiten salir en ninguna dirección. Parece que las posiciones avanzadas del ejército ucraniano están a cuatro o cinco kilómetros, pero es imposible llegar a ellas debido al peligro de los bombardeos. Realmente no sabemos qué horrores están ocurriendo allí ahora.

El cultivo ya está en la fase de cosecha, pero los campos están minados.

Tenemos 1.720 hectáreas de tierra en la región de Kharkiv, pero sólo unas 1.470 hectáreas son cultivables. El trigo de invierno había sobrevivido bastante bien al frío, por lo que habíamos planeado trabajos domésticos de nutrición y protección química. Pero la guerra y la ocupación cambiaron nuestros planes. Hoy, los campos están excavados con trincheras y mutilados por cráteres.

Los mapas NDVI por satélite muestran que el trigo está maduro. Ya está en fase de cosecha, pero los campos están minados. Los campos que no sembramos a causa de la guerra están cubiertos de maleza y podredumbre.

En la región de Kharkiv, los ocupantes minaron más de 46.000 hectáreas de campos – Oleg Synegubov, jefe de la administración militar regional.
Foto: Depositphotos

Es difícil estimar la magnitud de la destrucción y los daños

Nuestro contable huyó de Vovchy Yar a principios de abril. Tuvo tiempo de ver con sus propios ojos la destrucción, la toma de las casas de los lugareños y la maquinaria agrícola aplastada deliberadamente por los rusos. Los ocupantes también se instalaron en mi casa. Tras su evacuación, perdimos la oportunidad de recibir información fiable sobre la situación en el pueblo.

Por supuesto, no tuvimos tiempo de tomar ninguna medida para evacuar la propiedad. Dos días después de la invasión, los rusos ya estaban saqueando nuestra empresa. Los ocupantes me robaron el quad y un motor diésel, rompieron las ventanas de los tractores y atravesaron el campo con uno de ellos para «dibujar» la letra «Z». Unos dos días después, nos atrevimos a grabar un vídeo en el hangar. Y esta fue la última oportunidad de documentar los daños.

Ucrania participa activamente en el mercado mundial de cereales

Mi empresa lleva mucho tiempo siendo exportadora y un proveedor fiable de Egipto, España, China y otros países. El año pasado, llevamos miles de toneladas de productos a Mykolaiv para su exportación y vendimos trigo y girasol en Ucrania.

Debido a la guerra y la ocupación, Ucrania está perdiendo su posición en el mercado agrícola mundial, y el volumen de las exportaciones de productos está disminuyendo. Esto lleva a un aumento de los precios. Hoy, el coste del trigo en Europa es de aproximadamente 400 euros por tonelada. Y no hace mucho era de 300…

Agricultores ucranianos cosechan trigo bajo la amenaza de bombardeos para salvar un negocio

Nuestro conductor de tractor, Oleksandr, dijo que sus colegas salen al campo bajo la amenaza de los bombardeos e intentan recoger trigo. Es su última oportunidad de salvar el negocio, porque la situación financiera en los territorios del frente es difícil.

Actualmente, la rentabilidad de la agricultura es escasa. Por ello, los agricultores ucranianos trabajan según la estrategia de un día. Si existe la posibilidad de ahorrar, ahorran. No existe esa posibilidad: venden. Es necesario pagar los salarios, los impuestos y pagar los préstamos corrientes. Nuestra empresa no cosechará este año – el territorio sigue ocupado. La pregunta sigue abierta: ¿podremos sembrar en el futuro?

Ser agricultor es ahora extremadamente difícil en Ucrania. Las minas volaron los tractores en el este del país durante los trabajos de campo de primavera. En mayo, los rusos dispararon a un pulverizador autopropulsado sólo por diversión. Los agricultores sufren su barbarie. Muchos agricultores se fueron para salvar a sus familias. Mis colegas me piden que trabaje en una segunda granja. Así es como nos apoyamos ahora.

Pero estas son nuestras tierras y nuestra cosecha. Por supuesto, estamos dispuestos a trabajar duro para no dárselo a los rusos.

Explorar más