Pescaenaguasturbias.CómofuncionalamáquinadepropagandadeRusia

02/04/2022

Antes de comenzar la batalla, cada general trata primero de debilitar al enemigo. En la Edad Media se hacía con flechas; durante la operación «Tormenta del Desierto» — por ataques aéreos. Esto comienza con información en la Rusia moderna. Los medios estatales del Kremlin no son periodistas, sino una vanguardia militar de pleno derecho que prepara una cabeza de puente para las fuerzas armadas, desestabiliza al enemigo y lo separa de sus aliados.

La máquina de propaganda de Rusia consta de cuatro elementos principales, de los cuales solo uno es público — los medios estatales. El Kremlin patrocina generosamente canales de televisión como Russia Today: en 2022 este medio recibió oficialmente 88 mil millones de rublos (aproximadamente $834 millones) en subsidios presupuestarios. Al mismo tiempo, los últimos canales y sitios independientes son erradicados de Rusia.

La segunda capa de propaganda es una red de bots.

Como se sabe de numerosas investigaciones periodísticas (por ejemplo, de Novaya Gazeta, BuzzFeed), existen verdaderas «fábricas de trolls» estatales en Rusia con unos cientos de empleados. Cada uno de estos empleados tiene tareas y estándares de producción.

La tercera parte del sistema incluye recursos en otros estados que parecen pertenecer a ciudadanos locales

De hecho, estos recursos están patrocinados por Moscú y presionan por los intereses respectivos de Rusia. En particular, en Ucrania había una tríada de los llamados «canales de Medvedchuk». Rusia confiaba tanto en su invulnerabilidad que no se disfrazó y confió el control de los medios al afiliado cercano del presidente Putin, un tipo cuya hija tiene a Putin como el padrino.

El cuarto nivel de influencia es el «poder blando»

Se expresa en declaraciones públicas de atletas y artistas; por ejemplo, uno de los directores más famosos de Rusia y ganador del Premio de la Academia, Nikita Mijalkov, llama a la inclusión de Ucrania y Bielorrusia en la «Rusia ideal». Esto se expresa en películas, como la película de propaganda llamada “Crimea”, que brinda una interpretación rusa de la “salvación” en lugar de la anexión de la península. También esto se refleja en la imposición de festividades propias en Rusia, por ejemplo, no el Día Europeo del Recuerdo, sino su propio, paradójicamente revanchista, “Día de la Victoria” en la Segunda Guerra Mundial. Después de todo, Rusia incluso usa la iglesia para propaganda. La iglesia activamente se une a la mentira de que los ucranianos y los rusos son una nación ortodoxa.

El cartel de la película de propaganda «Crimea» dirigida por Alexei Pimanov. Creado con el apoyo del Ministerio de Defensa de Rusia.

Todo este mecanismo funciona principalmente de forma vertical. Los canales estatales rusos son los primeros en anunciar nueva misinformación. Los siguientes elementos lo recogen y lo llevan a su audiencia. Dependiendo de la audiencia, la máquina de propaganda realiza tareas diferentes.

Exploremos el ejemplo de la guerra contra Ucrania.

La propaganda moviliza a la población dentro de Rusia. Inventa mentiras sobre la agresión de Ucrania contra sus propios ciudadanos, sobre la amenaza de armas biológicas genéticamente dirigidas contra los rusos y sobre las bases secretas de la OTAN. Todo esto está diseñado para justificar la guerra y obtener el apoyo e incluso el agradecimiento al régimen, que supuestamente protege los intereses de Rusia.

Imágenes del estudio de noticias del canal de televisión Russia 1, 2020. El mapa muestra la ubicación de los «laboratorios biológicos de los Estados Unidos y Ucrania».

Hasta ahora, todas las encuestas de opinión muestran que esto funciona, y al menos la mitad de los rusos apoyan la guerra. Se debería notar que la propaganda no es omnipotente. La verdad sobre los asesinatos de civiles y sus propias pérdidas penetra en Rusia. Entonces, el Kremlin tuvo que prohibir efectivamente Facebook, Instagram y los últimos medios independientes.

Para Occidente, Moscú ha construido una verdadera leyenda sobre la guerra. Aunque la agresión rusa a gran escala comenzó a fines de febrero de este año, las hostilidades y la ocupación parcial de los territorios ucranianos en realidad comenzaron en 2014. Sin embargo, la propaganda rusa lo negó durante ocho años. Dicen que los ucranianos no fueron asesinados por el ejército de Putin sino por separatistas que «encontraron tanques en las minas». Ahora tratan de justificar la guerra abierta con la protección de los llamados » RPL» y «RPD», que Moscú había reconocido intencionalmente como estados soberanos el día anterior. Como muestran las declaraciones políticas y las sanciones concretas, nadie en Occidente ha creído en una mentira tan transparente. Muchos países ya han bloqueado las emisoras de propaganda rusas. Así que ahora los restos de la máquina del Kremlin se moverán para desmotivar el apoyo a Ucrania. Por ejemplo, la intimidación de las consecuencias negativas de las sanciones para la propia Europa. O describiendo la fuerza de una superarma ficticia, como los «misiles hipersónicos».

El trabajo de los propagandistas directamente en Ucrania durante los últimos ocho años ha tenido dos objetivos

Primero, Moscú trató de debilitar y desestabilizar nuestro estado antes de la invasión. Desacreditaron las reformas, socavaron la confianza en los aliados occidentales, dividieron a los ucranianos por motivos culturales (idioma, historia, religión) y provocaron el derrotismo.

Además, los rusos trataron de difundir la idea de que eran una «nación única» con los ucranianos, para que los ciudadanos no resistan y acepten a los ocupantes como «hermanos» y «libertadores». Todo esto en el contexto de más de 14 mil muertos en ocho años de hostilidades.

Puede parecer desde el exterior que la propaganda rusa es una locura sin sentido. ¿Espera el Kremlin que alguien realmente crea en un arma que ataca genéticamente sólo a los rusos? No. El estilo de la propaganda rusa no es convencer de algo. Su tarea principal es sembrar dudas y hacer que la situación sea ambigua. Vladimir Putin pesca mejor en el agua turbia. Y, sea cual sea su objetivo final, estos lanzamientos de información absurdos y contradictorios, pero siempre muy persistentes, ayudan a conseguirlo. Desorientan al enemigo y abren la puerta a Rusia para el ataque físico.

Para combatir la desinformación rusa, el 23 de marzo YouTube bloqueó el tercer canal del propagandista ruso Solovyov. Los dos primeros canales fueron bloqueados el 8 de marzo.

El 24 de febrero de 2022, Rusia pudo lanzar una agresión a gran escala debido al caos informativo que rodeó su agresión durante los ocho años anteriores. En lugar de detener inequívocamente al Kremlin en 2014, el mundo se desvió con historias sobre los «separatistas», el referéndum en Crimea y la naturaleza apolítica de Nord Stream-2. Esto le dio tiempo a Rusia para reunir fuerzas y sacar el anzuelo. Si alguien supiera que en Ucrania no hay peces indefensos sino megalodones.

Yaroslav Zubchenko, el periodista de la ONG Detector Media