a la Noticias & Historias
Perspectiva histórica Longreads

Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial: un mito de la Gran Guerra Patriótica

Recordamos la Segunda Guerra Mundial como una guerra que vale la pena pelear. El mundo no solo estaba amenazado por el régimen nazi, sino que estaba al borde de la libertad. El pacto entre las dos dictaduras más grandes — el Tercer Reich y la Unión Soviética – puso en riesgo al mundo libre. 

Así es como los países democráticos recuerdan la guerra — luchando contra el mal mayor mientras se comprometen con el mal menor por el bien del futuro. Sin embargo, no es así como las repúblicas soviéticas recordaron la Segunda Guerra Mundial y no es cómo Rusia continúa malinterpretando la historia en la que Ucrania tiene un papel fundamental. El papel fue pasado por alto por el mundo y falsificado por la propaganda del Kremlin. 

Un mito de la Gran Guerra Patriótica 

Mientras que el mundo democrático ha estado estudiando los horrores de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética tenía una historia diferente que contar — una leyenda de la Gran Guerra Patriótica que excluía la narrativa global y la verdad misma.

«La Gran Guerra Patriótica es un concepto historiográfico e ideológico soviético desarrollado por la URSS que todavía está siendo utilizado por la Federación Rusa como una alternativa al término Segunda Guerra Mundial, con la esperanza de mantener la influencia en Ucrania y las repúblicas postsoviéticas.» — dicho en el libro «Guerra y mito: la Segunda Guerra Mundial Desconocida».

Este mito de la Gran Guerra Patriótica (1941-1945) tiene poca relación real con los hechos reales, especialmente con respecto a Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial. Según la propaganda soviética, la guerra entre la Alemania nazi y la URSS comenzó en 1941. En realidad, Ucrania ya llevaba dos años en medio de una guerra.  Stalin y su equipo inventaron este término propagandístico, y el régimen lo usó durante décadas.

Reunión de oficiales alemanes y soviéticos en Polonia. Septiembre de 1939
 Foto: Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional 

El historiador ucraniano Volodymyr Viatrovych dice que la victoria de la Alianza solo fue posible debido a los dos frentes, occidental y oriental, junto con el préstamo de arrendamiento otorgado a la URSS. Nada de esto se menciona en el mito de la Gran Guerra Patriótica, donde la Unión Soviética fue la única vencedora. Posicionaron el Pacto Molotov-Ribbentrop como una necesidad al tiempo que llamaron «liberadas» las tierras anexadas en el Báltico y Europa del Este.

«20, 30, 40 millones de muertes dicen no solo sobre la contribución de la URSS a la victoria, sino también sobre el hecho de que el régimen tenía un total desprecio por las vidas humanas. Ningún comandante en el frente occidental se permitiría el mismo enfoque que el mariscal Zhukov, quien fue llamado Marshall «Carne» después» — dice Viatrovych.

La cooperación forzada con la URSS continuó hasta la capitulación completa de la Alemania Nazi y algunas asociaciones perduraron después. Sin embargo, la política de la dictadura soviética quedó clara: no planeaban cambiar su tiranía con respecto a las tierras ocupadas. Obligaron a los estados y naciones recién «liberados» al totalitarismo comunista, ejecutando cualquier signo de la oposición democrática. Esta situación nunca se ha resuelto y el régimen del Kremlin nunca ha sido castigado, sólo se transformó en la Guerra Fría.

«Desde Stettin en el Báltico hasta Trieste en el Adriático, un telón de acero ha descendido sobre el Continente». — dijo Winston Churchill en su discurso revolucionario en 1946, que se considera el inicio de la Guerra Fría.

Si bien mencionó la mayoría de las capitales de Europa del Este en su discurso original, dejó fuera a Kiev. Sería fácil especular sobre el desprecio de Churchill por Ucrania, pero sus palabras tenían un trasfondo histórico, ya que Kiev ya formaba parte de la Unión Soviética. Además, sus palabras fueron proféticas. El papel real de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial fue reescrito durante y después, y la mayor parte de la verdad fue eliminada de los libros de historia, dejando solo la realidad distorsionada.

El ministro del Reich Alfred Rosenberg y el comisario del Reich Erich Koch inspeccionan la catedral de Santa Sofía. Kiev. Abril de 1942
 Foto: Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional 

 La situación real en Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial

El papel de Ucrania en la Segunda Guerra Mundial está cubierto de mitos, mentiras y propaganda. La mayoría de las polémicas al respecto excluyen la idea simple: Ucrania no había estado luchando contra un enemigo, sino contra dos. 

Las atrocidades del régimen de Stalin se conocerían mucho más tarde, después de que millones de ucranianos fueron perseguidos y asesinados. Cuando la Segunda Guerra Mundial llegó a Ucrania, la gente ya había sufrido veinte años de régimen comunista. Holodomor de 32-33, Renacimiento Ejecutado, Gran Terror de 37-38 demostró que el gobierno soviético era criminal y económicamente desastroso. La mitad de los partidarios oficiales ucranianos de los comunistas abandonaron sus creencias después de los oscuros tiempos de opresión.

La parte occidental de Ucrania, anexionada en 1939, estaba excepcionalmente descontenta con el régimen y tenía un fuerte movimiento anticomunista. Lo importante es que el movimiento no se limitaba a la élite oprimida. Los campesinos que sufrían los horrores de la colectivización, eran radicales en su rechazo a los soviéticos.

No podemos comparar la Europa Oriental con la Occidental antes de la guerra. Los ucranianos, como muchas otras naciones oprimidas por la dictadura, buscaban la liberación. Al principio de la guerra, los ucranianos se dividieron en diferentes frentes: luchando en el Ejército Rojo, uniéndose a movimientos nacionalistas, haciéndose guerrilla. Tras la horrible ocupación nazi, más ucranianos se unieron al Ejército Rojo, componiendo al menos el 23% del personal.

«La tragedia del pueblo ucraniano fue la ausencia de su propio Estado, y por tanto su división entre todas las partes beligerantes en este conflicto… Las pequeñas naciones sin Estado completamente ocupadas por los alemanes, como los tártaros de Crimea, se encontraron en una situación especialmente difícil. La lógica de la supervivencia nacional les dictaba la cooperación con el invasor en lugar de la lucha intransigente». — dice en el libro «Guerra y mito: la Segunda Guerra Mundial desconocida».

Los tártaros de Crimea fueron deportados de su tierra natal en 1944 (Ucrania considera este acto un genocidio contra los tártaros de Crimea) con el falso pretexto de colaborar con los nazis en masa. Mientras tanto, el movimiento de liberación ucraniano fue calificado de fascista primero y de nazi después. Este mito sobre la colaboración ucraniana con los nazis, en el que los nacionalistas ucranianos eran agentes de la Abwehr y algunas unidades militares formaban parte de la Wehrmacht y la Gestapo, puede considerarse un pretexto para la moderna invasión rusa de Ucrania. Al menos uno de sus razonamientos falsos.

Deportación de los tártaros de Crimea. Fuente: Suspilne Crimea

En realidad, el objetivo de la OUN (Organización de Nacionalistas Ucranianos) era la independencia de Ucrania, y la colaboración con Alemania era más bien circunstancial que geopolítica. Para conseguir la independencia, las fuerzas ucranianas debían derrotar al Ejército Rojo en el este utilizando los recursos militares de la Wehrmacht alemana.

Grupo rebelde en los Cárpatos. 1946
 Foto: Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional 

El Acta de Renovación de la Condición de Estado de Ucrania, pronunciada por Stepan Bandera en junio de 1941, fue una completa sorpresa para el Tercer Reich. La independencia de Ucrania no entraba en sus planes. Como resultado, Bandera fue encarcelado el 5 de julio. La idea de aprovechar la situación en la que el régimen soviético estaba debilitado por la guerra y utilizar las capacidades militares de Alemania no funcionó. La OUN acabó luchando en dos frentes diferentes: La URSS y Alemania, pasando poco a poco a la lucha de guerrillas y al mando en el exilio. 

Cartel de Rebelión. Foto: Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional
¿Por qué luchan los rebeldes ucranianos?
No por Stalin,
No por Suvorov,
No por Hitler,
Que está mentalmente enfermo. 
Por una Ucrania sin límites,
Independiente de Yoska (Stalin) y Friz (Hitler)

La lucha ucraniana por la independencia fue distorsionada durante la Unión Soviética. Bandera y otros nacionalistas fueron llamados enemigos. La verdad de la situación en Ucrania se ocultó bajo la pesada cubierta de propaganda comunista. Moscú se autoproclamó como único vencedor de la guerra, sin tener en cuenta que la mayoría de las batallas en el frente oriental tuvieron lugar en el territorio de Ucrania. Encubrieron los crímenes de guerra cometidos por el Ejército Rojo en Ucrania: desde la destrucción del centro de la ciudad de Kiev hasta la quema de iglesias y el brutal asesinato de civiles. Tras la derrota de la Alemania nazi, Ucrania pasó a formar parte de la URSS y se reescribió toda la historia de la nación. 

«Si la Rusia soviética fue la única ganadora contra el nazismo, se les permitió hacer cualquier cosa. Esta monopolización de la victoria también es importante para la Rusia moderna; les ayuda a cubrir sus crímenes. Es un sencillo truco de propaganda: si somos los principales antinazis, significa que todos los que están contra nosotros son nazis». — dice Volodymyr Viatrovych.

El territorio ruso no se vio tan afectado como Ucrania en la Segunda Guerra Mundial. Nosotros, los ucranianos, lo guardamos en nuestra memoria colectiva como el trauma más importante de nuestra nación. Fue el mayor trauma hasta que la Rusia moderna invadió nuestra tierra en 2014 y comenzó una guerra a gran escala en 2022, utilizando la misma metodología de mentiras, crímenes, atrocidades y total desprecio por las vidas humanas y la dignidad.

Autor: Anastasiia Marushevska
Experto: el historiador Volodymyr Viatrovych