a la Noticias & Historias
En tiempos de guerra Historias

Mujeres en las Fuerzas Armadas: Anastasiia perdió a su prometido en la guerra y se convirtió en jefa de prensa de un batallón

Casi 60.000 mujeres sirven y trabajan en las Fuerzas Armadas de Ucrania desde noviembre de 2022. Se incorporaron al ejército ucraniano en 2014, cuando comenzó la guerra de Rusia contra Ucrania. Pero aún más después de la invasión a gran escala.

Anastasiia Blyshchyk es una de ellas. En diciembre de 2022, el periódico italiano Il Foglio nombró a Anastasiia Persona del Año. La mujer trabaja como jefa de prensa en el batallón de defensa territorial de Izium. Esta es su historia.

Foto del archivo personal de Anastasiia.

Anastasiia Blyshchyk era periodista en su vida civil. Fue en el trabajo donde conoció al amor de su vida: un soldado ucraniano y, con el comienzo de la guerra a gran escala, también militar de la 95ª Brigada de Asalto Aéreo, Oleksandr Makhov. Murió el 4 de mayo cerca de Izium, en el pequeño pueblo de Dovhenke: un fragmento le entró en el pulmón.

Tenía 36 años. Un mes antes de su muerte, le propuso matrimonio a Anastasiia en un vídeo desde el frente.

Foto del archivo personal de Anastasiia.

Anastasiia Blyshchyk nació en la región de Kherson, a 40 kilómetros de la frontera con Crimea. En su infancia no tuvo ordenador ni juguetes caros. Había veces en que, en lugar de dulces, mojaba el dedo en azúcar y lo lamía. Pero la niña crecía con amor y cariño. Iba a una escuela de música, a clases de baile, jugaba al ping-pong y al voleibol, y servía en la iglesia. Y cada vez imaginaba que un día se escaparía a la capital y viviría allí.

En 2014 tenía 15 años. Recuerda cómo Rusia ocupó Crimea. Entonces aparecieron muchos soldados en la región de Kherson. Ella empezó a distinguir un vehículo blindado de transporte de personal de un tanque.

«Todos estábamos enganchados a las noticias. Por aquel entonces, aún no tenía ni idea de que trabajaría en televisión y más tarde me presentaría voluntaria para ir a la guerra», recuerda Blyshchyk.

Anastasiia y Oleksandr estaban juntos desde 2020. No pasaba un día sin que hablaran de la guerra. Él le contaba las condiciones de vida de los soldados: servilletas mojadas que podían usarse en lugar de una ducha, ratones en los fosos y el pan que se ponía rancio antes de ser entregado. «Se me ponía la carne de gallina una y otra vez», dice la militar.

Foto del archivo personal de Anastasiia.

Sin embargo, Makhov estaba preparando a Anastasiia para ir a la guerra. El 24 de febrero, se fue a luchar sin dudarlo.

«Ese día, empecé a llamar a mis padres, que en aquel momento estaban en la región de Kherson, y a mi hermana en Zaporizhzhia. Les pedí que se marcharan, pero nadie me hizo caso. Al mismo tiempo, me mantuve en contacto con Sasha, que regresaba urgentemente de un viaje de trabajo a la región de Donetsk. Cogí mi mochila y me puse a trabajar», cuenta Anastasiia Blyshchyk.

Pasó tres años pensando en alistarse en el ejército, pero sólo eran pensamientos. Tras la muerte de su amado, pasó a la acción. Anastasiia Blyshchyk se encuentra ahora en la desocupada Izium, a 20 kilómetros del pueblo de Dovhenke, donde murió Makhov.

Desde hace tres meses, no aparece en emisiones en directo ni en reportajes escritos. Actualmente es jefa de prensa en el batallón de defensa territorial de Izium. Anastasiia Blyshchyk organiza el trabajo de los periodistas y vela por su seguridad.

«Trabajo con gente que apenas habla de sus logros. Dicen: «No somos héroes, siempre hemos cumplido con nuestro deber». Yo sonrío y respondo: «Sois los mejores», dice la militar.