Creatividadparalapaz:voluntariosdeindustriascreativasapoyanaUcraniadurantelaguerra

Los profesionales creativos ucranianos han readaptado su pasión, inteligencia y trabajo duro en medio del caos brutal de la agresión rusa.  Los diseñadores de moda están haciendo chalecos antibalas para volver a los soldados con vida.

La tragedia nos une a todos y nos recuerda que, independientemente de nuestra profesión, estamos unidos por nuestra humanidad: queremos un hogar pacífico, que nuestra familia esté a salvo… y que nunca más veamos caer bombas sobre nuestras ciudades. Los creativos que ayer se concentraron en el arte o la moda ahora buscan reformatear sus habilidades para salvar a su país.

Alina Kocharovska es un ejemplo brillante: la propietaria de una adorable marca de zapatos de mujer en Ucrania. Su negocio estaba entre la ola de boutiques que marcaron un renacimiento de la moda en el país. Permaneció en Kyiv cuando comenzó la agresión rusa y pasó de fabricar elegantes zapatos de mujer a fabricar cinturones y botas de combate para mantener a las tropas ucranianas a salvo y bien equipadas.

La industria de la moda resultó estar bien ajustada y motivada para suministrar al ejército y a los refugiados.

El diseñador de ropa de hombre ucraniano Serj Smolin se unió al cuerpo de voluntarios de Defensa Territorial para hacer redes de camuflaje. Usando pilas de su propia tela, junto con su hermana, madre e hijos, formaron todo un equipo para tejer redes para el Ejército ucraniano. Andre Tan, uno de los diseñadores de moda más famosos de Ucrania, reutilizó sus instalaciones de fabricación en todo el país para producir ropa para refugiados e incluso chalecos protectores para las tropas. María Starchak, diseñadora de Lviv, relata su historia de terror en el primer día del ataque, luego, de la increíble unidad entre los ucranianos, su deseo de defender al país. Ella y su equipo ahora están cosiendo ropa de abrigo de forma gratuita y enviándola a las líneas del frente, donde se necesitan urgentemente.

Más allá de la moda, muchos urbanistas y activistas creativos permanecieron en las grandes ciudades para ayudar a la gente en el terreno. El equipo de Street Culture (creadores de tres parques urbanos en Járkiv) se quedó para entregar alimentos, agua y medicamentos a las zonas más afectadas de la ciudad. Járkiv ha estado al borde del desastre humanitario durante días. El bombardeo constante por aviones de reacción y artillería rusos ha dejado muchos distritos en escombros. Pero la gente de Street Culture se niega a irse, sabiendo cuántas personas necesitan ayuda.

Poetas y escritores ucranianos, voces de la identidad del país durante la paz, han sido algunas de las personas más activas en estos tiempos de guerra. Escritor Artem Chekh, ganador del premio Libro del Año 2021 de la BBC (su novela «¿Quién eres?» detalló su infancia en los años 90 postsoviéticos), se unió al ejército para defender a su país. «Su objetivo es destruir tanto como sea posible en nuestro país, debilitar a Ucrania. Es una maldad absoluta. Es obvio que nuestro Ucrania no existe para los rusos, y están haciendo todo lo posible para hacernos desaparecer», dijo Artem, compartiendo sus pensamientos con uno de los canales de televisión.

Serhiy Zhadan, uno de los poetas y escritores más destacados de Ucrania moderna, ha permanecido en Járkiv, una ciudad devastada por la guerra, bajo bombardeos rusos constantes y despiadados. Serhiy ha estado entregando suministros, alimentos, equipos y otra ayuda a las personas necesitadas en toda la ciudad. Como profesional creativo, se asegura de que el mundo vea la resistencia de su ciudad a través de entrevistas con voluntarios, médicos y artistas. Zhadan ha sido propuesto recientemente como el próximo nominado al Premio Nobel de Literatura por la Academia de Ciencias de Polonia.

El patrimonio cultural ucraniano también encontró sus defensores. Mientras los misiles de crucero golpeaban iglesias y universidades, mientras el fuego ruso sepultaba el museo de la legendaria artista María Prymachenko, los ucranianos se unieron para preservar su historia cultural. Un hombre solitario corrió al edificio en llamas para rescatar 14 pinturas. El gerente cultural y director del museo de Lviv, Olha Honchar, creó el fondo «Emergency Museum Assistance» para apoyar a pequeñas instituciones culturales en todo el país (la organización recibe solicitudes de donación/ayuda en [email protected]).

Pinturas de Prymachenko en exhibición en la galería de arte Mystetsky Arsenal en Kiev, Ucrania, en 2016. Crédito: Efrem Lukatsky/AP

Estas son solo una pequeña parte de las historias entre miles de otras. Un puñado de ejemplos en un país de 40 millones de habitantes. Diseñadores gráficos uniéndose al ejército para defender sus hogares. Pintores llevando a los refugiados a un lugar seguro durante días. Escritores difundiendo la verdad y luchando contra la desinformación… 

Ivan Shovkoplias, consultor de comunicaciones, voluntario de los medios de comunicación de Ucrania